Fortalecer el tejido productivo manteniendo la estabilidad

Fortalecer el tejido productivo manteniendo la estabilidad

Fuente: Periodico Hoy.

Uno de los grandes desafíos que la República Dominicana tiene por delante es desarrollar más capacidades para fortalecer su tejido productivo y hacerlo más competitivo. No se trata de un desafío nuevo; siempre ha estado ahí. Pero en el actual contexto de grandes transformaciones tecnológicas, innovación incesante, necesidad de estar a la altura en la competencia para acceder a los mercados, es cada vez más imperativo fortalecer las capacidades en nuestras empresas e industrias.

Hay que reconocer que en materia de transformación productiva, en República Dominicana, vamos lentos; estamos, en cierta medida, haciendo más de lo mismo. Esto aplica tanto al sector público como al privado Por eso es necesario un pacto nacional por la transformación productiva del país, que nos permita decidir las políticas públicas que sean más efectivas para impulsar la transformación de nuestro tejido productivo; que tome en cuenta la realización de reformas y el desarrollo de capacidades para crear empleos de calidad, con niveles de remuneración que generen movilidad social.

Hablo de un pacto social público-privado, en el que el sector público ponga su parte; pero que el sector privado, también. Un pacto en el que se definan mejor y consoliden las reglas de juego, la seguridad jurídica, se revise y afine la carga regulatoria, pero en el que se repiense y redefina la responsabilidad y carga tributaria. Porque también en esto no puede seguir haciéndose más de lo mismo, si se quiere apostar por la competitividad del país.

Un aspecto central de ese pacto es la preservación de la estabilidad macroeconómica y el buen clima para los negocios, como forma de mantener la ruta de expansión de la economía. Hoy, en un contexto de grandes turbulencias a nivel internacional, es cada vez más imperiosa la preservación de un buen clima para los negocios para lo que se requiere claridad de regla de juego, seguridad jurídica, agilidad administrativa y buen gobierno. Creo que nunca como ahora se precisa trabajar y reforzar la calidad del gobierno, la calidad del Estado.

Los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) tienen el mérito de que han sabido gestionar adecuadamente la economía, preservando siempre la estabilidad. En la inestabilidad no se desarrollan, sino que se destruyen los negocios. Se destruye el crecimiento; y se destruye el empleo. Sin estabilidad no hay crecimiento ni hay desarrollo social. En gran medida, el PLD se ha mantenido en el Poder porque ha sabido cómo manejar la cosa para preservar la estabilidad, se mantenga el clima de inversión y se genere crecimiento y riqueza. En el período que viene es crucial que la decisión electoral esté marcada, no solo por avanzar en la transformación productiva del país, sino también por un celo de la sociedad para que este activo, el de la estabilidad macroeconómica, sea preservado. Es un activo que no podemos poner en riesgo.