¡Nuestro Compromiso!

  • Asumir la democracia como una construcción colectiva, colegiada, de pesos y contrapesos, que implica elecciones periódicas, libres, transparentes y competitivas; que implica alternar de manera regular la Presidencia de la República; que implica transparencia y rendición de cuentas, escrutinio público y castigo a quienes se corrompan en los cargos públicos y partidarios; que implica asumirla como un espacio para la conquista de la justicia social.
  • Asumir un compromiso firme del Estado, en alianza con la sociedad, para frenar la inseguridad y combatir con mayor eficacia la criminalidad en todos los terrenos. Este compromiso tiene que sustentarse en un profundo respeto a los derechos humanos, en el fortalecimiento de las capacidades del Ministerio Público, los cuerpos policiales y los órganos de impartición de justicia. Conllevará capacitación permanente de los agentes policiacos y la adopción de la más alta tecnología en unidades de inteligencia y monitoreo para la procuración de seguridad y justicia. Además, se pondrán mayores esfuerzos para la construcción de una policía cercana a la ciudadanía y la participación de la sociedad como un todo en la elaboración, ejecución, seguimiento, evaluación y reformulación de los planes de seguridad ciudadana.
  • Asumir el desarrollo sustentable como prerrequisito indispensable para el desarrollo económico. Pasa por reconocer que estamos frente a un deterioro progresivo del medio ambiente mundial asociado a la manera irracional como los seres humanos se han venido relacionando con la naturaleza, lo que ha puesto en serio peligro las propias condiciones de sobrevivencia del género humano. Conlleva promover el cambio de la matriz energética, un uso adecuado de los desechos sólidos y la prevención y el impedimento de la contaminación de áreas verdes, bosques, ríos y mares. Además, obliga a impulsar los contenidos de sustentabilidad y preservación del medio ambiente en todos los niveles de la educación tanto pública como privada.
  • Asumir políticas públicas orientadas a construir la igualdad social. Consciente de que la generación de empleo de calidad constituye la mejor política social, se promoverá el desarrollo económico a través del apoyo a la micro, pequeña y mediana empresas. Además, se impulsará a los empresarios, tanto nacionales como extranjeros, que tengan la visión de invertir en el país y también se le dará un gran impulso el mercado interno, promoviendo una recuperación salarial de los trabajadores. Se promoverá la asignación de créditos con bajas tasas de interés para el primer negocio de jóvenes emprendedores y se generará estímulos fiscales a las empresas que contraten a jóvenes en actividades laborales de medio tiempo en el curso de su carrera. Se impulsará la inversión en el campo para desarrollar la agroindustria. También, se impulsará la inversión nacional y extranjera en la industria del Turismo.
  • Asumir la construcción y consolidación de la sociedad del conocimiento, impulsando prioritariamente la inversión en educación, en ciencia y tecnología. El sistema de educación secundaria se orientará en la dirección de formar jóvenes para el trabajo y todos los esfuerzos deberán orientarse en la dirección de lograr calidad en la educación. Se impulsará el fortalecimiento de los programas de educación a distancia, educación para adultos y se continuará trabajando en la ampliación y mejoramiento de la infraestructura escolar.
  • Asumir que, así como la educación es la otra cara de la libertad, también la salud es la otra cara de la libertad. Sin salud no se puede trabajar, sin salud no se puede estudiar, etc., de ahí que a la salud hay que conferirle un carácter estratégico. Eso implica destinar mas recursos al sector salud y garantizar que se concretice un verdadero sistema de protección social, con acceso universal a un buen seguro de salud, así como buenas pensiones para los hombres y las mujeres que llegan a la edad del retiro.
  • Asumir la promoción de una adecuada política de vivienda, partiendo del criterio de que la construcción de igualdad social cobra mayor relieve por el derecho de grandes segmentos de la sociedad dominicana a habitar una vivienda digna en un entorno saludable.
  • Asumir poner en marcha políticas que se orienten a consolidar una sociedad igualitaria entre hombres y mujeres. Estas políticas deberán enfocarse en lograr que no exista discriminación de ninguna especie, garantizando mayor participación de la mujer en la vida económica, social y política del país. De igual manera, se deberá prestar mas atención a la erradicación de la violencia, los feminicidios, la trata y la discriminación contra las mujeres, consolidar políticas de inclusión social para las madres solteras, garantizándoles el acceso a la educación, al trabajo, a la cultura y al esparcimiento. Impulsar que las políticas gubernamentales tengan un enfoque de genero y que promuevan las acciones afirmativas a favor de las mujeres.
  • Asumir la juventud como el activo mas importante con que cuenta la sociedad dominicana para construir una nación cimentada en valores, en donde predomine la justicia social. Es deber del Estado propiciar la creación de oportunidades para que los jóvenes creen y amplíen sus capacidades de participación como ciudadanos en los diferentes aspectos del proceso democrático, así como en la vida económica, social y cultural del país. Construir un país mas justo pasa por desarrollar políticas de inclusión social a favor de la juventud.
  • Asumir con todas sus consecuencias lo establecido en el articulo 65 de la Constitución en el sentido de que toda persona tiene derecho a la educación física, al deporte y la recreación. Es responsabilidad del Estado, en colaboración con los centros de enseñanza y las organizaciones deportivas, fomentar, incentivar y apoyar la práctica y difusión de estas actividades. De igual manera, promover la cultura de práctica sistemática de actividades físicas y del deporte para elevar la calidad de vida.
  • Asumir como responsabilidad del Estado el desarrollo de una política cultural que reconozca e incentive nuestra identidad y su interacción con los desafíos que platean las tendencias actuales en un mundo globalizado. La cultura es una dimensión fundamental del desarrollo humano. No es posible transformar la sociedad sin una adecuación sustantiva de las maneras de pensar, sentir y expresarse de los diferentes sectores de la sociedad.
  • Asumir impulsar un pacto fiscal que permita la reconstrucción responsable de un régimen fiscal en el que no haya privilegios, en el cual contribuyan más quienes ganan más, que permita sentar las bases para la construcción de un Estado de bienestar que garantice que se puedan alcanzar los mandatos constitucionales en lo referente a empleo, seguridad ciudadana, acceso al agua potable; derecho a una vivienda digna, a la educación, a la salud, al trabajo, al esparcimiento, al deporte y a la cultura.
  • Asumir una política exterior de Estado, que vele por los intereses de todos los dominicanos en el mundo, incluidos de manera relevante a nuestros migrantes.