Montás recibe masivo respaldo de médicos y enfermeras y se compromete a fijar 4% del PIB al sector salud

Montás recibe masivo respaldo de médicos y enfermeras y se compromete a fijar 4% del PIB al sector salud

Vista del encuentro celebrado en el Salón La Macha, del hotel Lina.
Vista del encuentro celebrado en el Salón La Macha, del hotel Lina.

SANTO DOMINGO. – El ingeniero Temístocles Montás, aspirante a la nominación presidencial por el Partido de la Liberación Dominicana, asumió este domingo el compromiso de asignar el 4% del PIB al sector salud, universalizar el seguro médico y aumentar los salarios de todo el personal médico y paramédico que labora en los hospitales públicos de alcanzar el poder en las elecciones del 2020.

Montás, al hablar ante cientos de médicos, enfermeras, bionalistas y otros especialistas en la atención médica que abarrotaron el salón La Mancha del hotel Lina, de esta capital, dijo que este compromiso lo asume en consonancia con lo que consigna la Ley de Estrategia Nacional de Desarrollo que, incluso, establece que para el 2030 el gasto en salud debe ser equivalente al 5% del Producto Interno Bruto.

Montás, en un discurso en el evento, pasó balance a las reformas introducidas al sector salud en los últimos 20 años, área en la que observó avances y rezagos, y sugirió incrementar el presupuesto y establecer la atención primaria como puerta de entrada al servicio.

En el acto, Montás tomó juramento a los miembros del Frente del Sector Salud con Temo en el que hablaron los doctores Domingo Nina y Flor Sadat Gómez. Este acto fue parte de la agenda de actividades encabezadas por Montás el fin de semana que incluyeron una asamblea nacional de dirigentes la tarde del viernes en la capital y otro acto masivo el sábado en San Pedro de Macorís.

El ex ministro de Economía, Planificación y Desarrollo, señaló “que la aplicación de recursos en el sector salud no es un gasto”, sino más bien “una inversión-país seguramente rentable. Una inversión necesaria, que debe ser suficiente para lograr la realización del país y la sociedad saludable que aspiramos al 2030”.

Dijo que “es condición necesaria la asignación en el Presupuesto General del Estado del nivel de financiamiento apropiado que permita la creación o el desarrollo de las capacidades necesarias para la provisión del servicio con calidad y calidez a la población que lo demanda”.

Al hablar ante un nutrido grupo de representantes del sector salud, argumentó sobre la necesidad de promover la generalización del primer nivel de atención primaria como puerta de entrada al sistema de salud, así como establecer el médico de familia.

Montás pasó una especie de balance general al sistema de salud de República Dominicana en los últimos 20 años, al que le reconoció avances considerables, aunque admitió que existen rezagos con relación a los demás países de América Latina y el Caribe.

Hace un par de décadas, el 95% de los partos ocurrían en los hospitales; y a pesar de eso, la mortalidad materna reportada era de las más altas de la región de América Latina y el Caribe: 132 por cada 100 mil nacidos vivos”, explicó.

Planteó que en la actualidad la casi totalidad de los partos ocurren en los hospitales, “pero la mortalidad continua escandalosamente alta: 104.4 por cada 100 mil nacidos vivos”, lo que consideró “una falla del sistema de salud”.

Se refirió también a la mortalidad infantil, la cual, según planteó, deja mucho que desear, dado que no ha cambiado mucho en las últimas dos décadas. “La tasa de mortalidad infantil rondaba los 31 por cada 1 mil nacidos vivos”, en el país, parecida a “la mortalidad neonatal (22 por cada 1 mil nacidos vivos)”.

Abordó, entre otros temas, la fecundidad en adolescentes, que la consideró “peor que par de décadas atrás”, cuando la República Dominicana ocupaba uno de los últimos lugares en toda la región.

Junto a Honduras, la República Dominicana ocupaba para entonces el penúltimo lugar entre los países de América Latina, con 110 nacimientos por cada 1 mil mujeres de 15 a 19 años; el promedio regional era de 80. En la actualidad, el dato es de 96.1, y el promedio regional es de 62.3”.

Reconoció que el país ha avanzado en la cobertura de la seguridad, al señalar que para 2003 solo un 0.5% de la población dominicana se encontraba afiliada al Seguro Familiar de Salud, contrario a alrededor del 75% que se encuentra afiliado en la actualidad.

Asimismo, valoró la baja en el gasto privado en salud, el cual pasó a representar el 57% del gasto total en salud en 2015, lo que ha implicado un aumento del gasto público, que pasó a representar el 43% del total, gasto que consideró todavía alto.

Al referirse a la esperanza de vida de los dominicanos, explicó para el año pasado era de 74,2, superior en 3.2 años con relación a 2002, y que pese al aumento, seguía por debajo del promedio de los países de América Latina y el Caribe, que se sitúan en torno a los 76 años.

Leave a Reply

Your email address will not be published.